Batalla de Maracapana – 1.568

En 1568, mientras Diego de Losada se hallaba acampado en la recién fundada ciudad de Santiago de León de Caracas, Guacaipuro desplegaba gran actividad para convencer a los demás caciques a fin de que, con la mayor cantidad de tropas, concurriesen a la sabana de Maracapana, desde donde lanzaría un ataque general contra el conquistador. Llegado el día se reunieron en el área indicada 16 caciques, procedentes de la costa y serranías intermedias.

Sus fuerzas fueron apreciadas en unos 10.000 hombres. Guacaipuro, quien mandaría aquel ejército, conducía una columna de teques y tarmas; ignorante Losada de los aprestos del cacique, había enviado una partida al mando de Pedro Alonso Galeas a tierras de los tarmas, en busca de bastimentos, y durante la ejecución de esta operación los españoles toparon la gente de Guacaipuro; sin empeñar un combate formal, el jefe español decidió distraer la columna contraria mediante repetidas acometidas; así la mantuvo hasta que, entrada la noche, los indios se retiraron; entre tanto, las tropas indígenas reunidas en Maracapana, al ver que pasado el mediodía, no llegaba Guacaipuro, unas se retiraron y otras avanzaron hacia la ciudad.

Cuando Losada tuvo conocimiento de esta ofensiva, marchó hacia la zona y cargó contra los guerreros contrarios, a quienes puso en retirada después de sangriento combate; sólo quedó en el campo un indio llamado Tiuna, natural de Curucutí, quien con una media espada enastada en el palo de guaica, con repetidas voces desafiaba a Losada; un oficial llamado Francisco Maldonado, con su lanza arremetió contra Tiuna; pero el indio, esquivando el golpe, le dio una estocada con la cual le atravesó un muslo y lo derribó del caballo, sin dar tiempo a que se incorporase, le propinó otra lanzada en un brazo; en socorro del herido intervinieron 3 castellanos, y haciéndoles cara, Tiuna hirió a 2 de ellos, y cuando atacó al tercero, fue muerto por una flecha en la espalda, disparada por un indio del servicio de los españoles. H.B.B.