Batallas de las Queseras del Medio – 02.04.1819

Acción táctica de la Guerra de Independencia, librada en el estado Apure. Después del combate de la Gamarra (27.3.1819), Simón Bolívar suspendió la ofensiva y fue a situarse en los Potreritos Marrereños, a la derecha del Arauca; al mismo tiempo que Pablo Morillo, desde Achaguas, se movía contra Bolívar y fue a tomar campamento frente al de los patriotas, río por medio.

El 2 de abril de 1819, a la cabeza de 153 jinetes, José Antonio Páez cruzó el río y en 3 columnas se dirigió al galope en dirección al campamento realista.

Morillo movió su ejército con la caballería al frente (cerca de 1.000 jinetes) y entonces Páez emprendió la retirada en la dirección donde Bolívar había apostado una unidad de infantería.

Así continuó la operación hasta el momento en que Morillo adelantó un escuadrón bajo el mando de Narciso López, quien lo dividió en 2 columnas y con ellas trató de rodear la fuerza de Páez.

Por su parte, Páez ordenó a Juan José Rondón que atacase a López para hacer que éste reuniese su escuadrón en una sola columna y cuando esto fue ejecutado, Páez ordenó volver caras y atacar las fuerzas de Narciso López.

Los jinetes patriotas cargaron con rapidez contra los carabineros enemigos para sembrar entre ellos destrucción y confusión. La acción de los lanceros de Páez fue facilitada por la circunstancia de que los carabineros de López echaron pie a tierra para hacer uso de sus carabinas. La caballería realista se retiró con precipitación y se echó sobre su propia infantería, la cual no fue arrollada gracias a la decisión de Morillo de trasladarla rápidamente a un bosque vecino, donde las sombras de la noche completaron su protección.

La artillería realista quedó en el campo y las bajas fueron apreciadas en 400 hombres, contra 2 muertos y 6 heridos de las tropas de Páez. De regreso al campamento, los 151 sobrevivientes de aquel combate fueron condecorados con la Cruz de los Libertadores y saludados con una proclama de Bolívar, la cual termina: «…Lo que se ha hecho no es más que un preludio de lo que podéis hacer…»

BIBLIOGRAFÍA: BENCOMO BARRIOS, HÉCTOR. Hazañas de Páez: lance en El Mayurupí, Mata de la Miel, El Yagual, Las Mucuritas, Queseras del Medio. Caracas: Banco del Caribe, 1976; BLANCO, EDUARDO. Las Queseras y Boyacá. Bogotá: Librería Mueva, 1898; LARES, JOSÉ IGNACIO. Las Queseras. Curazao: Imprenta de A. Bethencourt e Hijos, 1890; Recuerdo del primer centenario de la Batalla de «Las Queseras del Medio», 2 de abril de 1919. San Fernando de Apure: Tipografía Augusta, 1919.

Retirada de los seiscientos – julio – septiembre 1816

El 31 de marzo de 1816 salió de Los Cayos (Haití) la expedición mandada por Simón Bolívar. Constaba de 250 hombres y abundante material de guerra; todo transportado en 8 goletas.

El 2 de mayo, a la altura del archipiélago de Los Frailes, se produjo un combate contra las naves realistas, mandadas por el capitán Rafael Iglesias. La victoria fue de Bolívar.

El 3 del mismo mes, la expedición desembarcó en Juangriego. Después de 22 días en la isla de Margarita partió la expedición para Carúpano, adonde llegó el 1 de junio, en horas de la noche. A fines de dicho mes, la expedición zarpó rumbo a Ocumare de la Costa; contaba ya con 112 oficiales y 700 individuos de tropa.

Continue reading

Batalla de Los Aguacates: 10-14.7.1816

Acción táctica de la Guerra de Independencia librada por las tropas republicanas desembarcadas en Ocumare de la Costa (Edo. Aragua).

El 6 de julio de 1816, desembarcaron en ese puerto las fuerzas integrantes de la Expedición de Los Cayos después de 52 días de permanencia en Margarita y Carúpano. En la noche de ese día, partió el coronel Carlos Soublette para los valles de Aragua, con unos 500 hombres, con la misión de apoderarse de La Cabrera y fortificarse allí, en condiciones de organizar una gran unidad, la cual permitiría la conquista de esa región.

El 8 de julio, después de breve combate, Soublette tomó el paso de La Cabrera; pero hubo de abandonarlo (9 julio) cuando recibió información del avance, en su contra, del brigadier Francisco Tomás Morales, con fuerzas supuestamente superiores. Soublette fue a establecerse en la media pendiente del cerro Los Aguacates, cercano a Ocumare. Contra los republicanos marchó Morales a la cabeza de unos 500 hombres. Una parte de sus tropas (probablemente 200 efectivos), mandada por el teniente coronel Manuel Bausá, había sido enviada a Puerto Cabello, en misión de seguridad.

El 10 de julio en la tarde, se presentaron los realistas delante de las primeras líneas de Soublette y procedieron al ataque con 3 compañías de infantería en el centro y guerrillas en las alas. La acción se prolongó hasta las 7:30 de la noche, sin que los atacantes hubiesen podido vencer a los defensores. Con apreciables pérdidas en sus filas, Morales se retiró a San Joaquín.

El 13 de julio, fue Simón Bolívar con unos 150 hombres en refuerzo de Soublette; al mismo tiempo que Morales, reincorporado Bausá, reinició su acción ofensiva. Su fuerza (700 efectivos) estaba integrada por los batallones Unión y Primero del Rey, las milicias de Valencia y una compañía de San Joaquín. A las 6 de la mañana del 14 de julio, inició el ataque y 3 horas después había coronado la cima del cerro y obtenido la victoria. Bolívar se retiró a la costa con los restos de su fuerza.

Expedición de Los Cayos de San Luis (Los Cayos) – 31.3-3.5.1816

Procedente de Jamaica, llegó Simón Bolívar a Los Cayos de San Luis, en la isla de Haití, el 24 de diciembre de 1815; se trasladó a Puerto Príncipe donde tuvo una entrevista, el 2 de enero de 1816, con el presidente Alejandro Petión, quien se comprometió en ayudarlo a liberar a Venezuela. De regreso a Los Cayos, una asamblea de los principales jefes refugiados, venezolanos y neogranadinos, acordó otorgarle el poder supremo; Bolívar empezó a organizar en seguida la expedición contra costa firme; con la ayuda del gobernador militar haitiano de Los Cayos, general Ignacio Marión, pudo vencer todos los obstáculos que se oponían a su proyecto.

De Petión recibió toda la ayuda necesaria: más de 6.000 fusiles, municiones, víveres, una imprenta completa, el flete de algunas goletas y una importante suma de dinero; con la ayuda de Luis Brión, el Libertador organizó una pequeña flota de 7 goletas: Bolívar, General Mariño, General Piar, Constitución, Brión, Félix y Conejo acompañadas de otra de su amigo de Haití, Robert Sutherland, La Fortune. La expedición zarpó el 31 de marzo de 1816. En ella iban Manuel Piar, Santiago Mariño, Gregor MacGregor, Francisco Antonio Zea, Pedro María Freites, Bartolomé Salom, Pedro León Torres, Carlos Soublette, Pedro Briceño Méndez, Manuel Valdés, Diego Ibarra, Juan Bautista Bideau, Carlos Chamberlain, Juan Baillío, Carlos Eloy Demarquet, Renato Beluche, Henri Ducoudray-Holstein y otros.

Continue reading

Expedición de Pablo Morillo – 1815

El 1 de julio de 1814, Fernando VII dispuso la reorganización del ejército, confiándola a una junta de generales. Reducir los abultados efectivos y considerar el envío de un cuerpo expedicionario a Indias, debían ser sus más importantes y urgentes tareas. El envío se decidió en 1814, en momentos de la crisis política que vivía España. Por jefe, el general Francisco Xavier Castaños presentó al mariscal de campo Pablo Morillo, cuya nominación fue confirmada el 14 de agosto de 1814.

El cuerpo expedicionario se formó con el Regimiento de la Unión como núcleo, ya mandado por Morillo. Seis unidades de infantería: León, al mando de Antonio Cano; Castilla, al de Pascual Real; Vitoria, al de Miguel de La Torre; Extremadura, al de Mariano Ricafort; Barbastro, al de Juan Cini; con el ya nombrado de la Unión, al mando de Juan Francisco Mendibil; y 2 unidades de caballería: Dragones, con Salvador Moxó y Húsares de Fernando, con Juan B. Pardo.

Continue reading

Batalla de Urica – 5.12.1814

Acción táctica de la Guerra de Independencia librada entre el general en jefe José Félix Ribas (por los republicanos) y José Tomás Boves (por los realistas) en el pueblo de Urica (Anzoátegui). Después de la victoria obtenida en Los Magueyes (9.11.1814) contra el coronel José Francisco Bermúdez, José Tomás Boves se trasladó por Mundo Nuevo a Urica a reunirse con su segundo, el coronel Francisco Tomás Morales, quien de Santa Rosa había marchado hacia aquella zona. Por su parte, Bermúdez retornaba a Maturín, donde el general en jefe José Félix Ribas dispuso la ejecución de la ofensiva contra los realistas en Urica; operación que no se había llevado a cabo debido a la decisión de Bermúdez de ir a Los Magueyes contra Boves.

Para esta empresa contaba Ribas con 2.000 hombres, al frente de quienes se hallaban José Tadeo Monagas, Pedro Zaraza, Manuel Cedeño, Francisco Parejo y otros. Al llegar al sitio de El Areo, procedió Ribas a la formación de 2 columnas de caballería de 180 hombres, las cuales recibieron el nombre de Rompelíneas, con Monagas y Zaraza de comandantes. El destacamento patriota marchó durante la noche del 4 al 5 de diciembre, para amanecer en Urica frente a los realistas (ya Boves se había incorporado), desplegados en 3 columnas en una gran sabana. La iniciativa para el combate la tomó Boves, cuando salió con su columna a enfrentarse a la que mandaba el coronel Bermúdez, pero al punto fue rechazado por el jefe oriental. Este éxito inicial de los patriotas permitió a Ribas la colocación de sus hombres en línea de batalla y con ellos cargó contra los realistas, quienes respondieron con intenso fuego de artillería. En este momento, ordenó Ribas que las columnas Rompelíneas cargasen contra la derecha enemiga, lo cual fue ejecutado con éxito. Cuando Boves advirtió que su columna había sido envuelta, salió de su centro precipitadamente y pereció en el choque.

El resto de las fuerzas realistas (centro e izquierda), cargó contra la línea republicana y la envolvió, y con ello obtuvo la victoria. Las bajas fueron numerosas en ambos bandos.

HEMEROGRAFÍA:

FORZAN DAGGER, S.T. «Urica y la muerte de Boves». EN: Boletín Cultural y Bibliográfico. Bogotá, núm. 6, 1964.

 

 

Batalla de Aragua de Barcelona – 17.08.1814

Quote

Acción librada en la población de ese nombre el 17 de agosto de 1814. Una división del Ejército republicano de oriente acampaba allí bajo las órdenes del coronel José Francisco Bermúdez, quien informado de que el brigadier Francisco Tomás Morales (segundo del comandante José Tomás Boves) avanzaba hacia la plaza, pidió refuerzos al general Santiago Mariño y al general Simón Bolívar. Este último, con una columna de 400 infantes y 100 jinetes de las tropas derrotadas en La Puerta y la emigración caraqueña, acababa de llegar a Barcelona. Mariño le envió 2 batallones y Bolívar acudió presuroso con sus tropas. Para aquel tiempo, Aragua de Barcelona se hallaba rodeada de bosques en todas direcciones y a poca distancia de ella había una extensa llanura descampada cubierta de pastos; el río Aragua, que la rodea por el S y el O en una curva irregular se hallaba crecido.

Las fuerzas realistas eran superiores en número, a los 2.000 republicanos que guarnecían la villa. La situación topográfica del paraje daba a sus defensores la facultad de seleccionar el punto que consideraran más conveniente para librar la acción, pues las tropas realistas marchaban en disposición de ataque y en consecuencia, tenían que aceptar el lugar que se eligiese; sin embargo, el coronel Bermúdez había concebido el plan de esperarlo dentro de la población, hizo construir parapetos y trincheras en las calles alrededor de la parte central de la villa.

Bolívar, desde su llegada al cuartel general, el día 15, se había mostrado en desacuerdo con dicho proyecto, por considerar que podían quedar atrapados, prácticamente sin una vía libre, en caso de una necesaria retirada; consideraba que la defensa debía hacerse, situando la artillería y tropa suficiente, en los claros abiertos en los bosques cercanos al paso principal, manteniendo las fuerzas restantes en reserva. Pero el coronel Bermúdez no sólo persistió en su idea, sino que desconoció también la superioridad jerárquica del Libertador.

A las 5 a.m. del 17 de agosto avanzó el brigadier Morales, con un efectivo de 5.000 combatientes, por el paso principal del río Aragua y 4 horas después se combatía desesperadamente; los republicanos, en una lucha cuerpo a cuerpo daban cargas con lanza y con bayoneta, ya por defender sus posiciones o para tratar de recuperar las que habían perdido. Allí murió, entre otros muchos oficiales, el coronel Francisco Carvajal, hijo de aquella villa, quien por su valor y heroísmo ostentaba el cognomento de Tigre Encaramado. Después de 7 horas de combate sobrevino la derrota de los republicanos, seguida de la más espantosa masacre, la cual fue aplicada a la población civil sin distinción de edades ni de sexos. 

BIBLIOGRAFÍA:

VARGAS, FRANCISCO ALEJANDRO. Batalla de Aragua de Barcelona: antecedentes y consecuencias. 2ª ed. Caracas: Amazonas Artes Gráficas, 1981.

Batalla de La Puerta – 15.6.1814

Para detener el avance de José Tomás Boves hacia los valles de Aragua, los republicanos se establecieron en el abra La Puerta (estados Aragua y Guárico) con unos 3.000 combatientes, apoyados por 9 piezas de artillería. A las 12:00 m. del día 15 de junio de 1814 atacó Boves con 1.800 infantes y 2.000 jinetes. Por el centro cargó Francisco Tomás Morales con el batallón del Rey; las alas de la posición fueron atacadas por cazadores (Nicolás López) apoyados por caballería (Juan Viso y Julián Poncho); mientras que Boves, con el grueso de la caballería, desbordó para atacar por la espalda.

El combate por los patriotas se empeñó con cierta ventaja, gracias a la superioridad de infantería, sin embargo los realistas tomaron las alturas y envolvieron la posición, con lo cual obtuvieron la victoria. Bolívar se replegó sobre La Victoria y luego sobre Caracas.  

BIBLIOGRAFÍA:

BENCOMO BARRIOS, HÉCTOR. La Puerta y Semén, dos campos de ingrata recordación. Caracas: Fundación John Boulton, 1977.

HEMEROGRAFÍA:

IRIBARREN CELIS, LINO. «Bolívar y Mariño ante los factores negativos de La Puerta». EN: Boletín de la Academia Nacional de la Historia. Caracas, núm. 152, octubre-diciembre, 1955.

Batalla de Bocachica – 31.3.1814

Link

En el pueblo de Camatagua se habían reunido las fuerzas que, bajo el mando del general Santiago Mariño, avanzaban hacia el Centro en refuerzo de las operaciones desarrolladas por Simón Bolívar. Allí fue nombrado el coronel Mariano Montilla, jefe del Estado Mayor General y el coronel Leandro Palacios, comandante de la vanguardia. Los efectivos de Mariño sumaban unos 4.000 hombres. José Tomás Boves, empeñado en un ataque contra Bolívar en San Mateo, en conocimiento del avance de Mariño, se puso en movimiento en la dirección de esa población. Informado de la aproximación de los realistas, el jefe republicano decidió presentarles batalla y al efecto, se estableció defensivamente en Bocachica en las cercanías de esa población.

El ala derecha del dispositivo quedó constituida por la división del coronel Leandro Palacios; el centro por la del coronel José Francisco Bermúdez y la izquierda por la del coronel Manuel Valdés. La artillería era mandada por el teniente coronel Antonio Freites.

El 31 de marzo, en horas de la mañana, se presentó Boves a la cabeza de unos 4.000 combatientes, la mayor parte de caballería. Al empeñarse el combate, las fuerzas realistas fueron rechazadas, gracias a la eficacia de los fuegos, particularmente los de artillería. Trató Boves de hacer un desbordamiento, pero fracasó en su intento, porque el terreno de los flancos de la posición, escarpado en extremo, no era apto para la maniobra.

Varias veces cargaron los realistas, con iguales resultados; hasta que, en las últimas horas de la tarde, fatigados y diezmados los atacantes y agotadas sus municiones, emprendieron la retirada hacia Villa de Cura y de allí a Valencia por Güigüe, perseguidos de cerca por una columna de infantería y caballería (coronel Tomás Montilla), destacada por el Libertador desde San Mateo. Por su parte, el general Mariño se retiró por la serranía del Pao de Zárate, en dirección de La Victoria. 

BIBLIOGRAFÍA:

Bocachica vista por historiadores antiguos y modernos: compilación antológica. Caracas: s.n., 1964.